Pedro quiere ser bombero. Su mamá piensa que eso no tiene mucho sentido y que además es peligroso y muy mal pagado. Pedro no va a renunciar tan fácil a sus sueños.