Tomás siente que nadie sabe lo que él quiere o necesita. Por eso un día pide un deseo: Si tan sólo tuviera un cohete, me iría a vivir a otro planeta donde me den todo lo que pido. Lo que Tomás no sabe es que a veces, los deseos… se cumplen.